Rehabilitación de enfermedades cardiovasculares

La rehabilitación de los pacientes con enfermedades cardiovasculares es una de las tareas más urgentes de la medicina moderna, ya que esta patología es la primera causa de muerte entre las demás causas de fallecimiento de la población. En este artículo aprenderá los principios básicos y las etapas de la rehabilitación de las enfermedades cardiovasculares.

Introducción.

La rehabilitación de los pacientes con enfermedades cardiovasculares es una de las tareas más urgentes de la medicina moderna, ya que esta patología ocupa el primer lugar entre las demás causas de mortalidad de la población. No es ningún secreto que cualquier enfermedad del sistema circulatorio conduce a la disfunción de órganos y sistemas, el sistema de transporte de oxígeno se ve afectado, y el músculo del corazón y el cerebro, como los órganos más sensibles a la deficiencia de oxígeno, comienzan a reaccionar a ella. Inicialmente, esto se manifiesta por una disminución de la actividad física y del rendimiento.

El principio del programa de rehabilitación.

El efecto terapéutico y profiláctico de la fisioterapia o del ejercicio terapéutico en las enfermedades cardiovasculares se debe a la aceleración del flujo linfático y sanguíneo, al aumento del volumen sanguíneo circulante (CBC), a la aceleración del metabolismo en los tejidos, a la mejora de la microcirculación, a la normalización de la presión arterial, a la mejora de las funciones cognitivas, a la aceleración de la regeneración de los tejidos dañados y, como consecuencia, a la normalización del estado funcional y psicoemocional de la persona (sueño, estado de ánimo, etc.).

Etapas de la rehabilitación.

Antes de pasar a las etapas de la fisioterapia de las enfermedades cardiovasculares ya existentes en el paciente, hay que señalar la importancia de la prevención de esta patología, y en este contexto hay que entender la importancia de la gimnasia terapéutica higiénica en casa (ejercicios matinales) y en el lugar de trabajo (ejercicios físicos de cinco minutos).

  • Etapa 1 – Ejercicio durante el periodo agudo. Por regla general, los ejercicios se realizan exclusivamente de forma suave (tumbado, sentado) con una ampliación gradual del régimen y la carga. El terapeuta de rehabilitación, junto con el médico que le atiende (médico general, cardiólogo, neurólogo), deciden el nivel de ejercicio.
  • Etapa 2 – Ejercicio durante el periodo de recuperación. Durante este periodo, a criterio del rehabilitador, el régimen se amplía para incluir ejercicios en posición sentada y de pie, y se permite caminar sin forzar sobre una superficie horizontal. Si la evolución del periodo de recuperación es favorable, el paciente será conducido a subir y bajar las escaleras por tandas y luego, una vez evaluado el grado de cardiorresistencia, a subir de nuevo desde abajo. El tratamiento implica el uso de la piscina o las máquinas de fitness, etc.
  • Etapa 3 – Apoyo. El objetivo principal durante este periodo es estabilizar y reforzar las habilidades que se han aprendido en las etapas anteriores. Aumentar la capacidad de trabajo, la resistencia y la tolerancia al ejercicio del paciente y, en consecuencia, recuperar al máximo su estado físico, psicoemocional y social anterior.

Contraindicaciones.

¡Las contraindicaciones, así como la prescripción de la terapia de ejercicios para las enfermedades cardiovasculares son determinadas por el médico-rehabilitador! Depende en gran medida de la gravedad de la enfermedad subyacente y de la presencia de complicaciones.

Pero también hay contraindicaciones absolutas para la fisioterapia con esta categoría de pacientes, es decir, está prohibida:

  • ejercicios con parada respiratoria
  • Flexión prolongada o repentina de la cabeza
  • saltando
  • falta de cargas divididas
  • Clases en salas congestionadas y sin ventilación
  • Hacer ejercicio demasiado pronto o demasiado tarde
  • Ejercicio cardiovascular excesivo (stepper, cinta de correr cuesta arriba), etc.

Indicaciones del ejercicio terapéutico para las enfermedades cardiovasculares.

  • Hipotensión arterial (hipotensión)
  • Insuficiencia vertebrobasilar (VSI)
  • Trastornos circulatorios cerebrales transitorios (TCCD) y
    Afecciones tras una hemorragia cerebral aguda
    Trastornos circulatorios (CAD)
  • Enfermedad arterial coronaria (EC)
  • Angina
  • Infarto de miocardio (IM) anterior
  • Miocarditis, pericarditis
  • Arritmias cardíacas
  • Insuficiencia cardíaca (ICC)
  • Reumatismo
  • Defectos cardíacos congénitos y adquiridos
  • Aterosclerosis

Conclusión.

Por supuesto, debe entenderse que las medidas de rehabilitación, incluida la fisioterapia en las enfermedades cardiovasculares, no es el único método de tratamiento de los pacientes, y requiere un análisis exhaustivo y la conexión de los métodos de tratamiento básicos y de apoyo, como la cirugía, la microcirugía, la fisioterapia, el masaje, la farmacoterapia, etc. Sólo en combinación con los métodos de tratamiento modernos, la fisioterapia puede ser eficaz y conducir al resultado deseado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *